Etiquetas

, , , , , ,

Llamadme pesada, porque otra semana más os traigo una performance, pero es que esto ya me ha parecido lo más heavy de lo heavy. Este tío es peor que Marina Abramovic, me da miedo, y sus performance hacen que se me pongan los pelos de punta.

Os hablo de Chris Burden, sus obras siempre han causado muchas críticas y polémica, sobretodo porque pone en peligro su propia vida. Con esto pretendía llevar al público a la máxima tensión, violentarlo de alguna forma, a través de la integridad física se puede conseguir un dolor muy fuerte, como cuando estás viendo una película de Saw y hay veces que no puedes ni mirar porque te duele.

ufjwpbrbhjzkraxifhc4

Five days locker piece. Chris Burden. 1971.

Esta es una de las performance que más miedo me dan. El tío coge y se encierra en una de estas taquillas durante 5 días. Se preparó antes y estuvo ayunando un par de días para evitar defecar en el interior de la taquilla, tenía agua para beber y también orinaba en una botella vacía. Eligió unas taquillas situadas en la Universidad de California y las medidas eran 60x60x90.

La finalidad era experimentar la sensación de estar allí encerrado, ir más allá de los límites físicos. A mí es lo más parecido a ser enterrado vivo porque encima esas taquillas parecen urnas funerarias. Una de las cosas que más miedo me dan es que me entierren viva y despertarme ahí, tumbada en un sitio oscuro, pequeño, sin poderme mover, gritando y que nadie te escuche, a no se cuantos metros bajo tierra. Me da escalofríos.

Él dice que no se lo pasó tan mal puesto que los estudiantes se acercaban y le hablaban, cosa que me parece muy cómica y surrealista, típico de una serie de dibujos animados. A ese personaje lo llamarían el chico de la taquilla, e irían los protagonistas a contarle sus problemas o a enterarse de los cotilleos del colegio, o incluso harían trueques a través de las ranuras de la taquilla.

tumblr_n2o2movjqi1qdrgo9o1_12801

Shoot. Chris Burden. 1971

Hay un video sobre esta performance que dura nada y menos. Burden coge y se pone sobre una pared blanca y le pide a un ayudante que le pegue un tiro. El ayudante le pega un tiro y fin de la performance. No lo mata, a ver, esa no es la finalidad. Realmente lo que quería hacer Burden era experimentar el miedo y la tensión cuando alguien te apunta y te dispara. Y yo en mi cabeza solo puedo repetir “Hay que ser gilipollas”. No entiendo el por qué de llegar a ese extremo. La performance era una crítica a la guerra de Vietnam, y a la sociedad americana, en la cual ya se veía normalizada y aceptada la violencia, como algo cotidiano.

Me imagino a Burden yendo a urgencias y diciéndole a la chica de guardia que se había disparado por amor al arte, y explicándole la performance. La pobre chica de prácticas estaría flipando mientras lo curaba y pensando que hay que ser gilipollas.

792x792x1

Trans-fixed. Chris Burden. 1974

Esta es una de esas obras en las que lleva el cuerpo al máximo sufrimiento -aunque, en qué obra no lo lleva a sufrir-. El tio coge, se recuesta en la parte trasera de un Volkswagen y lo crucifican, sí sí, le clavan al techo con clavos de verdad en las palmas de las manos. De alguna forma se relaciona con Cristo para -según yo- conmocionar todavía más al público y hacerlos sufrir más si cabe. Yo es que me imagino que me traspasan con clavos las manos y mira… me voy de la vida.

Ah bueno, él se crucifica ahí, manda que abran el garaje, sale a la calle y ponen el escarabajo a toda ostia, luego el motor se va parando y lo devuelven al garaje. ¿Te imaginas a tí, yendo tranquilamente a clase y de repente pasa por ahí un coche con un tío ahí pegado en la parte de atrás? Sensacional.

¿Qué más estupideces hizo? Es que este tio no puede dejar de sorprender:

Through the night softly (1973): Arrastra su cuerpo por una carretera llena de cristales con las manos atadas a la espalda.

Velvet Water. 1974. Mete la cabeza en un cubo de agua hasta que pierde la consciencia.

Puerta al paraíso. 1973. Se electrocuta con dos cables eléctricos en el pecho, afortunadamente no sufriría ningún paro cardíaco, solo se quemaría. Ya con esto me recuerda al pobre Moe de los Simpson, que se intenta suicidar siempre y el destino no quiere que muera.

¿Murió Chris Burden? Claro que sí, muere en su casa por un cáncer. ¿Os esperábais que alguna de sus obras lo matara? Yo sí, sinceramente, pero resultó que no, aun llevando el cuerpo al límite nunca se mató a si mismo. Hay que joderse.

Anuncios