Etiquetas

, , , , , , ,

Recientemente he conocido el trabajo de una artista contemporánea llamada Jana Brike. Sus obras me desconciertan, intento adivinar el significado pero a veces se me escapa, tiene una lectura como muy compleja.

26054302894_ab5375b579_o

Se dedica a pintar niños que a veces parecen crueles, otras veces sentimos pena por ellos, en ocasiones aparecen enfermos. Muchas de las pinturas muestran la sexualidad y como la exploran, como se adentran en este mundo adulto, lo cual me crea cierta repulsión y a la vez miedo, no sé como explicarlo pero me aterra ver niños tomando el papel de adultos, mas que nada porque los niños no tienen todavía una conciencia bien desarrollada y tienden a ser mucho mas crueles, no piensan en las consecuencias y tampoco tienen remordimientos por sus acciones.

He estado investigando y en casi todos los sitios dicen que Jana Brike muestra la feminidad, el despertar sexual, la libertad e incluso la belleza salvaje, y belleza hay porque todo hay que decirlo, me gusta mucho como pinta esta chica.

Según tengo entendido, sus dibujos son fruto de los cuentos, leyendas libros y películas soviéticas. Intenta plasmar el alma a través de un mundo de sueños surrealista, aunque tiene un no se qué que a mí me parece mas bien un mundo de pesadilla en algunas ocasiones.

Ella pinta adolescentes en esa edad de exploración y descubrimiento del cuerpo y del sexo, pero más que adolescentes, a través de esos enormes ojos a mí me parecen más niños pequeños y es lo que me alarma de su obra. Jana se excusa diciendo que ninguna de las personas que retrata es real, sino que son metáforas de inocencia y vulnerabilidad. 

Me gusta mucho como explica cada uno de sus proyectos. En 2013 exhibió una serie de cuadros llamados Mi vida paralela, lo que intenta denunciar es que siempre preguntemos a los niños que quieren ser de mayores, como una forma de ver si van a encajar en la sociedad o que van a aportar a la misma, mientras que nunca se les pregunta que les gustaría descubrir, experimentar o crear.

Sus proyectos más recientes son todavía más bonitos, pero también mas raros, en 2015 exhibió Anatomia de la inocencia, dedicada enteramente a las niñas y a las mujeres, al paso de una a otra, a la feminidad, a nosotras. Yo sinceramente en estos trabajos solo veo un mensaje oscuro, sexual y que me da repelús. Veo niñas que solo quieren crecer y hacer guarradas. La verdad es que las identifico con las generaciones que hay ahora, que cada vez tienen más prisa por descubrir el sexo.

Estos cuadros me escandalizan un poco porque son tan realistas que me hacen pensar en que los niños/adolescentes puedan hacer uso de su propio cuerpo para subir contenido inapropiado en las redes sociales. Actualmente hay un gran descontrol en la juventud, no se si incluirme o no ya que también entre la gente de mi generación hay cosas que no veo bien y no comparto.

Bueno este tema no quiero que se convierta en un debate, cada uno que explore su sexualidad como quiera y que haga lo que quiera con su cuerpo, pero estas pinturas a mí me parecen subidas de tono y no son pinturas que yo pondría por ejemplo en mi casa. Eso sí, tienen un gran significado y una lectura muy profunda, pero me las imagino colgadas en casa de algún descerebrado pedófilo, y esa, es mi opinión.

Anuncios