Etiquetas

, , , , , , , , ,

Tenía muchas ganas de escribir sobre algo que me flipara y no fuera arte mayor. Supongo que lo sabréis, pero si no lo sabéis volveré a repetir que uno de mis estilos favoritos es el gótico y en el siglo XIII una de las técnicas más chulas y complicadas eran las vidrieras.

vidrieras

La vidriera no era un técnica nueva, que va, se conocía de hacía ya tiempo, pero no será hasta este momento en el que la gente le da importancia. Viene a ser como el Fidget Spinner de ahora, que existía antes de que yo naciera pero la gente se ha vuelto loca con él 23 años después. Bueno, lo que intento decir es que en el siglo XIII el papel de la vidriera será fundamental por varias razones:

En primer lugar nos encontramos unos pedazo edificios increíblemente grandes y altos, con una superficie abierta que había que cubrir de alguna forma con materiales débiles que no aumentaran el peso de la estructura.

En segundo lugar tenemos la estética de la luz, que tampoco era una novedad pues la luz tenía una gran carga simbólica y espiritual. La luz era una manifestación de la presencia y acción de Dios, y a demás la primera cualidad de la belleza. ¿Os estáis imaginando un rayo de luz? No me refiero a la luz natural, ya que la luz que entraba por las vidrieras era colorida e inundaba el espacio dentro de las catedrales con miles de colores por todas partes. Las personas de la época intentaban recrear una Jerusalén celestial en la tierra. Este tema es muy chulo y os traeré una entrada sobre la concepción de las ciudades en la edad media, seguro que os gusta. Pero a lo que íbamos. Vidrieras.

Se puede distinguir dos tipos de luz según la filosofía de la época. La Lummen, que es la luz natural que nosotros percibimos, y la Lux, que es la luz sobrenatural o luz de Dios. Lo que hacían las vidrieras era transformar la lummen en lux. Suena como si fuera una fórmula compleja de química, pero en realidad la transformación se daba en la psicología de los habitantes de la época.

Además era como magia porque la luz que entraba por las vidrieras era cambiante, dependía de la época del año, de la intensidad de la luz solar, de la hora del día, etc. Un espectáculo precioso.

Y ahora pasamos a lo más técnico. ¿Cómo se hace una vidriera? Me siento como la narradora del programa How it’s made. Bien, el vidrio se hace de colores con diferentes pigmentos durante su fabricación. Si observamos de cerca una vidriera veremos que hay muchas piezas de vidrio recortadas y separadas por unas lineas negras finas, estas líneas se llaman emplomado. El nombre proviene del material grisáceo con el que se hace, el plomo, que es muy manejable y no necesitaba mucho calor para poderlo abrir y cerrar. El emplomado es mucho más grueso que el vidrio y tenía una especie de inserciones para sostener el vidrio en la parte central.

Pero ¿qué había que hacer para diseñar la vidriera? Se hacía una plantilla. En la época el dibujo tenía mucha más importancia de en la actualidad. Los tratados de aquellos tiempos describían muy bien como se diseñaban las vidrieras.

Tenemos ya la plantilla, el vidrio de color y el emplomado. Solo falta el bastidor. El bastidor es una estructura de hierro resistente que mantiene el vidrio en su sitio. Digamos que viene a ser la columna vertebral sobre la que se sustenta todo lo demás. Normalmente el bastidor se hacía también de plomo. Si os fijáis en la foto de la derecha, el bastidor es mucho más grueso, mientras que el emplomado es lo que une unos vidrios de color con otros.

Era un procedimiento caro, como podéis imaginaros, y tremendamente complicado. Espero que a partir de ahora cuando veáis una vidriera os déis cuenta de lo complejo que es hacerlas. Antiguamente era todavía más caro porque para fundir el vidrio se necesitaban hornos con muy altas temperaturas, y claro eran difíciles de encontrar ya que nadie quería en su ciudad un horno de estas características, no solo por las altas temperaturas y los peligros que eso conllevaba, sino porque también consumían mucha energía. Las vidrieras por tanto eran un elemento lujoso que solo tenían las catedrales y los palacios.

No todo termina aquí, el trabajo de la vidriera va mucho más allá. ¡Qué os creéis! Una vez montado falta todavía darle el último toque, los detalles con pincel. El vidrio se podía pintar aunque no es la mejor superficie para hacerlo porque la pintura no se adhiere bien. Lo que pretendían era darle detalle a las figuras y lo hacían con una técnica que se llama grisalla. ¿Cómo conseguían pintar el vidrio? Con óxidos metálicos y resinas.

vitrail_chartres_notre-dame_210209_1

Nuestra Señora de la bella vidriera. Catedral de Chartres

Los maestros vidrieros eran muy reconocidos porque esta técnica era muy compleja. Si bien es cierto que la vidriera se ha asociado muchas veces a la pintura porque suelen tener la misma temática, iconografía y motivos, la vidriera era una rama más de la pintura pero en otro formato y la temática era la misma, imágenes religiosas, exaltación de personajes bíblicos, historias del antiguo y nuevo testamento, etc.

Pero un momento, no estoy diciendo que la vidriera sea inferior a la pintura, o que sea lo mismo. Nada de eso, la vidriera se diferencia por su nivel de percepción. Los vidrios parecen mosaicos con fragmentos de color, mucho detalle y elementos que representan cosas y personas. Tienen un detalle que solo se ve de cerca, de lejos no se distingue a penas lo que representa una vidriera, no es hasta que la tienes delante cuando verdaderamente te fijas en lo que quiere transmitir. Los detalles están muy definidos pero realmente no estan pensados para la observación de los fieles dentro del templo. El nivel de percepción de la vidriera coge importancia en su conjunto, pues todas juntas imponen esta visión de la Jerusalén celestial en la tierra.

catedral-leon

Anuncios