Etiquetas

, , , , , , , , ,

En Historia del arte romano nos mandaron inventarnos una casa romana y describirla, además también la dibujamos y la mía al menos quedó preciosa. Este fue otro de mis maravillosos trabajos de clase, la verdad que solo os vengo trayendo aquellos más chulos porque los otros no me da ni ganas de subirlos, de lo coñazo que son.

Este trabajo fue muy curioso porque no bastó con inventarte una domus, sino también tuve que buscar información sobre las costumbres de la zona en la que se encontraba, del oficio propio del amo de la casa, los distintos muebles que podía haber y sus materiales, ya que tenían que concordar con la madera o las canteras propias de la zona. Es un trabajo divertido y completo. Algunas cosas son inventadas, mientras que otras tienen un gran fondo documental y real de la época, pero no podía ser una domus que ya existiera sino que el requisito principal era que fuese una casa totalmente inventada.

Lo hice en primero de carrera por lo que he visto que no está muy bien redactado o se le hubieran podido añadir muchas más cosas. Eso es lo que tiene ir evolucionando, así que bueno, os dejo este trabajillo por aquí que espero que os guste mucho.


Ubicación y contexto

Póstumo Rufo era un médico de época Flavia, concretamente vivió durante el gobierno de Claudio, en la reciente ciudad Emérita Augusta, donde mandó construir su casa. Emérita Augusta fue una ciudad de nueva planta fundada en tiempo de Augusto, el nombre de la cual deriva de este emperador y de los soldados  que habían cumplido ya su servicio militar.
Emérita se encuentra en la provincia de Lusitania, en Hispania. Se trata de un lugar con un nivel alto, justo al lado derecho del río Guadiana. Cerca de esta ciudad se crearon una gran cantidad de pantanos, lagos para recoger agua y acueductos para transportarla.

ViaRomana1

Durante la época de Claudio se construyeron numerosas calzadas y vías pecuarias de grandes dimensiones. Muchos caminos pasaban por Emérita Augusta, puesto que era considerada una de las capitales más importantes de Hispania, entre ellas estaba la vía de la Meseta, pero la más importante fue la vía de la plata, que cruzaba la península de norte a sur y que pasaba por lugares importantes como Asturica Augusta, Gades o Hispalis.

vias_romanas_hispania

Cercanas a Emérita se podían encontrar canteras de diorita, una piedra muy dura y oscura, así como granito, mármol y cal. Todo esto ayudó a crecer la ciudad, puesto que eran materiales necesarios para la construcción de grandes edificaciones como por ejemplo el teatro, los foros romanos o los templos.

No tenemos que olvidar que en la zona se practicaba la agricultura, y los alimentos que sacaban de aquellas tierras eran sobre todo cereal, aceituna y uva, así como vino, vinagre, aceite y pasas. Y no sólo agricultura sino que tenía uno amplía explotación ganadera.

Póstumo Rufo era un médico muy prestigioso procedente del Legio, pero quiso edificar su casa en un territorio más al Sur, puesto que, a pesar de que en verano hiciera más calor, también los inviernos serían más cálidos. Mandó edificar su casa en este territorio amurallado, concretamente cerca del templo de Diana, en la vía del Follo.

emerita

Estructura de la domus

casa

Borrador de la domus. En el trabajo le metí un plano muy bien hecho no esta basura, pero no lo encuentro así que os tendréis que conformar con el dibujo a mano alzada que hice.

La domus romana se caracteriza para tener un patio central rodeado de las dependencias de la casa, este patio se denomina atrio y el de la Domus Póstumo Rufo concretamente es un atrio tetràstil, con 4 columnas corintias, estriadas y sobre un pequeño podio. Los capiteles, con hojas de acanto, hace juego con los relieves de las patas del altar para hacer culto a los dioses familiares.

El atrio es un patio abierto y muy amplio, de forma cuadrada y que deja entrar la luz y el aire por el compluvium. Cuando llueve, el agua entra por la apertura inclinada del techo y se almacena al impluvium, al fondo del cual hay una inscripción en mosaico, con opus sectile con el nombre de la  diosa Vesta, protectora del hogar, de la continuidad religiosa y de la cultura, y el dibujo de una antorcha, atributo principal de la divinidad. Las inscripciones se encuentran en negro pero el fondo es todo blanco, con estrellas blancas hechos con mármol, y las negras con diorita.

También en el patio  había el altar de culto a los dioses, todo él hecho de madera de limonero sobre una base escalonada de mármol. En la casa se adoraban 4 divinidades importantes: Júpiter, dios de todos los dioses; Venus, diosa de la fertilidad, Esculapio, diez de la medicina y la salud, y el más importante, el culto a Diana, puesto que en la zona  había muchos ciervos y gran cantidad de bosques. Diana era patrona de la ciudad y cerca de la casa  había un templo en su nombre. Todas las casas tenían un altar en su nombre. Los dioses  se representaban con figuritas de terracota que muestran los atributos principales de cada divinidad. Acompañando estas estatuillas, también se podían encontrar boles de barro con algunas monedas y otros objetos como pulseras de bronce, en honor a las divinidades.

Las paredes del atrio estaban decoradas de pintura mural con paisajes naturales y arquitectónicos, que dan efecto de perspectiva y sugieren la tercera dimensión. Los paisajes son totalmente ilusionistas y otros lugares extranjeros, puesto que la vegetación no es autóctona. La arquitectura representada imita puertas y ventanas que no se encuentran al atrio.

Una habitación de entrada es la que mujer acceso al atrio, se trata de la entrada principal. Tiene dos grandes puertas de madera de pino, con una inscripción a la parte exterior del amo de la vivienda. En la parte interior la puerta tiene una zona pintada con el retrato de Jano, divinidad de las puertas, del principio y el fin. En el suelo una estera rectangular con motivos geométricos que combina diferentes tipos de verdes.

A un lado de la entrada encontramos armarios de la misma madera, con estanterías en el interior, donde se guardaban las máscaras funerarias de los antepasados, una tradición de la antigüedad romana, hechos con cera y pintadas imitando la veracidad de los rostros de los muertos en vida.

Acompañando el armario, un baúl de madera con cerradura de hierro, que guarda diferentes pieles de animales para intercambiar al mercado. El acceso al atrio se hace a través de un otra puerta con forma de arco y de un grosor mucho más fino que la puerta principal.

En la zona este del atrio se encuentran 3 cubículos, uno de ellos la habitación de los hijos varones, otro de las hijas, y el restante del amo, esposa y concubinas. Todos los dormitorios pequeños, sin ventanas y muy sobrios, compuestso por dos o tres camas de 4 patas, con una estructura hecha de madera con paja, un tipo de colchón de lana y almohadas hechas con lino y plumas. Todas las estancias tenían braseros para calentarse en el invierno.

Las paredes no tenían decoración y la única pieza que daba color eran las alfombras del suelo. La del cubículo de los hijos varones con ladrados de la tarea de Hércules matando el león de Nemea, la de las hijas con almohadas y alfombras repletas de ladrados con lilas y lavanda. El cubículo de Rufo  y sus acompañantes tenía un fresco al muro que representaba una escena familiar de su mujer dando a luz a su primer hijo varón, acompañada de esclavas. Todas ellas traen vestidos blancos y moratones, con los cabellos replegados, y la mujer acercada a la cama con su bebé a los brazos, cubierto por una manta. La escena se representa con el conjunto de muebles que hay en la habitación y una falsa ventana por la que entra el suelo del mediodía, que simboliza la hora a la que nació el niño, al lado, con letras romanas, la fecha de su nacimiento.

ff82d8e0d32e2a8898309ea002e12817-roman-history-ancient-greece

Paralelamente en la habitación de los amos de la casa, encontramos una biblioteca con acceso desde el mismo cubículo. A pesar de que todas las habitaciones tienen candiles que se sujetan a las paredes, la biblioteca especialmente cuenta con una cantidad considerable para la lectura. La biblioteca es uno de los pocos lugares de la casa con ventanas, y está orientada hacia el Este, puesto que Vitruvio consideraba que esta orientación era la recomendada para las bibliotecas. En el techo había pintado el firmamento con las constelaciones y los dioses que acompañaban cada mes.

En las paredes había decoración pictórica, estaban representadas varias personas, hombres, haciendo medicamentos con varias plantas autóctonas e hirviéndolas, seguidamente otro hombre, con barba rizada y cabellos largos, quizás el amo de la casa, dando la mescla a un patricio enfermo para que se recuperara. El fondo era de un color azul intenso y uniforme, y destacaba la línea de las figuras, en negro, y pintadas con colores más claros.

Los muebles estaban todos hechos de madera, al centro una gran mesa de cuatro patas acompañada de dos sillas con apoyo para la espalda y para los brazos, la mesa estaba orientada can a la ventana para aprovechar toda la luz posible. Las paredes estaban rodeadas de armarios, con puertas y sin puertas dispuestos de forma intermitente y de estanterias sujetadas con claves a las paredes. Contenían gran cantidad de información de hierbas, de animales y pociones para poder hacer medicinas, de los tipos de enfermedades descubiertas y extrañas, de recursos mágicos y médicos importantes de todo el territorio romano.

También  había armarios con cajones y baúles donde se guardaban especies orientales o de territorios del este, productos necesarios y no perecederos que se podían conservar en la biblioteca. La ventana, adintelada y sin vidrios ni maderas, estaba cubierta con una cortina sencilla de lino amarillo.

En la parte sur del Atrio había otras dos estancias, sin ninguna decoración ni iluminación, una de ellas era un almacén donde se guardaban los productos y los cultivos de la casa, así como algunas herramientas necesarias para los esclavos o muebles viejos que no se necesitan. La otra habitación es el cubículo de los esclavos, que contaba con esteras en el suelo, unas cuántas almohadas decoradas con figuras geométricas de colores y un brasero para que no murieran de frío en el invierno.

71c

Al otro lado, al oeste del atrio,  encontramos una habitación cuadrangular y alargada, se trata de la cocina, donde los esclavos hacen las comidas para la familia. Las paredes estaban decoradas con piezas incrustadas de mosaico con opus sectile de varios colores, con varias comidas como pescados y carnes diversas, así como frutas y verduras cosechadas y en sus respectivos contenedores. Los muebles de los que disfrutaba eran sencillos, una pequeña fuente para lavar las vasijas, un banco de baldosa y un pequeño braser para cocinar los alimentos al fuego, así como un pequeño horno de pan y dos armarios para guardar los alimentos, las legumbres y los cereales que eran el que tenían en más cantidad, y sobre todo para guardar botijos de aceite de oliva, muy apreciado en todo el imperio tanto por sus utilidades alimentarias cómo por sus propiedades medicinal, así como agua potable en diferentes jarras de cerámica con dibujos en tinta negra de hojas de laurel, y otras llenas de vinos.

La cocina si que tenía varias ventanas y un agujero en el techo para dejar salir el humo del brasero, y también contaba con un compartimento al lado, al que se accede a través de una puerta tapada con una cortina de tela roja muy gorda.

Este compartimento son los retretes, una sala con 4 paredes pero sin techo, que tiene unas estructuras en madera con agujeros para sentarse. El suelo estaba decorado con un mosaico de color blanco en forma de espiral que acababa con una pieza al centro por donde se filtraba el agua de la lluvia y se conducía hasta los alcantarillado de la ciudad. Cerca de los retretes también había unos canales por donde discurría agua para poder lavarse una vez acabaran sus necesidades.

El triclinio es el lugar de comedor, más bien público, y se encontraba a la zona suroeste del atrio. Era una habitación muy ostentosa. Las paredes tenían pinturas diversas, en una pared se encontraba el viaje de Ulises con las sirenas, llamadas “serenas” en Emérita Augusta, mujeres gorrión pintadas de colores oscuros, y Ulises y sus hombres en un barco de madera. Colores muy fuertes y oscuros sobre un fondo blanco. La pared más corta tenía representación de un paisaje oriental, donde se presenta un desierto con colores muy vivos, gordo, rojos y naranjas, plantas menudas y puntiagudas y un lugar totalmente deshabitado, donde tuvo lugar las guerras contra los cartagineses. La otra pared se encuentra una escena de familia con caballos por el bosque, lleno de encinas y arbustos florales.

El suelo estaba cubierto de placas de mármol blanco y que acompañaba los muebles, varias camas con decoraciones en bronce en las patas. En la pared de los caballos  había también varias piezas sobre una mesa de bronce, de retratos familiares en bustos, hechos con granito blanco, que mostraban el realismo en cada uno de los miembros y el parecido familiar.

El triclinio era muy ancho para que pudieran caber un grupo medianamente grande de personas para hacer reuniones y banquetes. Junto con las butacas, lleno de almohadas diversas,  había una mesa alargada hecha de madera de chopo, de un color muy claro. También  había mesitas de bronce mas pequeñas con forma de bol llenas de agua para lavarse las manos.

Al salir del triclinio, en la parte más al sur de la casa, otro patio llamado Peristilo, con una gran fuente al centro, cuadrada y rodeada de columnas jónicas con baza y varias plantas de flor, sobre todo algunas medicinales como el romer, la manzanilla, menta, albahaca, anís y la valeriana. Alrededor de estas plantas había también árboles, como higueras, castaño, fresno, vid y olivos. La gran mayoría eran utilizadas para calmar espasmos, la tos, inflamaciones, fiebre, insomnio, curar heridas o incluso para la buena digestión o dolores internos de ninguno y barriga.

Alrededor de estas hierbas, que a pesar de que muchas no eran muy vistosas sí que tenían unos olores muy buenos, había varios bancos para sentarse y relajarse, infiltrarse en la lectura y simplemente pasear. En el peristilo, toda la decoración que  había era mural con las mismas plantas del jardín plasmadas y un otra fuente semicircular con agua potable que vendía de una ramificación del acueducto de los milagros.

La última habitación y más especial de la casa estaba al suroeste, se trataba de un tipo de establo, donde guardaban los caballos de la casa, a los que tenían un gran afecto, allí no  había ninguna decoración y el suelo estaba pleno de paja y excrementos, que limpiaban los esclavos diariamente. Los únicos muebles que  había eran unos armarios a un lado, donde se guardaban las monturas para los caballos, así como cepillos para acicalarlos, herraduras y alimentos como heno y amaso. También había otra parte separada del lugar donde estaban los caballos por una reja de madera, donde estaban los animales de corral y un bebedero lleno de agua fresca.

 

Anuncios