Etiquetas

, , , , , ,

Este es otro de mis trabajos para clase, concretamente para fotografía. El trabajo consistía en coger una fotografía de entre un gran repertorio que nos dio el profesor, de ellas nada hay por internet así que toda la información de la propia foto la analizamos y la sacamos nosotros mismos con lo aprendido en clase.

Yo elegí una fotografía en calotipo, lo cual fue mucho trabajo pero me ayudó de sobremanera en el examen puesto que ya tenía eso aprendido y fue ideal.

01 F BRAUER c 1850 (Calotip 165x107).jpg

Calotipo. F Brauer

El calotipo

William Henry Fox Talbot fue el inventor de calotipo en el año 1839. La palabra calotipo la inventaría él y significa fotografía sacada por contacto o insolación. Permitía conseguir copias en positivos, algo que no se había conseguido hasta el momento. Esta sería una ventaja frente el daguerrotipo que estaba ganando terreno y fama pero tenía un procedimiento mucho más caro debido a que se hacía sobre planchas de metal y sólo permitía un único ejemplar.

Talbot fue inventor, botánico, fotógrafo y político británico. Asentaría las bases de la foto-mecánica. Formaría parte de la Royal Society, una sociedad londinense destinada al estudio de las ciencias. Niépce también entró en esta sociedad y presentó su invento, la heliografía, una fotografía en positivo directo sobre papel, cristal o metales, pero que necesitaba una exposición a la luz de 8 horas. A la Royal Society no los gustó este invento, y tres años después Talbot ingresaría en ella, teniendo, parecer ser, mucha más suerte que Niépce, porque haría muchos trabajos para esta asociación como por ejemplo On the nature of Light. Publicaría cincuenta artículos en cincuenta años a partir de 1822. Su finalidad no era buscar la belleza de las imágenes, sino que su intención era más bien científica, técnica y la difusión de la imagen como fuente de conocimiento.

Talbot viajaría por toda Europa entre 1824 y 1834 desde Alemania, hasta Suiza, España, Francia… y en sus viajes acostumbraba a traer con él cámaras lúcidas y oscuras. Se rodeaba de mujeres excepcionales con un gran dominio de la pintura y el dibujo, como su hermana o su propia mujer, se sentiría en cierta medida inferior y empezaría a pensar en alternativas que le permitieran llegar a la misma altura, así es cómo empieza a estudiar fotografía entre 1834 y 1840.

  • 1834: Sus estudios empiezan mojando una hoja y alternando soluciones de sal y plata. Primero conseguiría una imagen negativa por contacto de la hoja emulsionada y el modelo que deja un dibujo al papel.
  • 1835: Consigue una imagen positiva a través del que denominará esquigrafía[1]. En este proceso la imagen sufre una inversión de luces y sombras.
  • 1836 1838: Se paralizan los estudios fotográficos y empieza a investigar sobre la luz y los efectos ópticos. (creará muchos trabajos para la Royal Society).
  • 1838: Vuelve a los inventos fotográficos respecto a la fijación de la imagen.
  • 1840: Después de una exposición corta, el revelado se hace con nitrato de plata y ácido gálico. Esto provoca que la imagen negativa pase a positiva y se puedan hacer múltiples copias a partir de un solo ejemplar. Además, el papel era un apoyo mucho más asequible y barato, y facilitaba el transporte. Denominaría a su invento Calotipo.
  • 1842 1843: Mejoraría la técnica.

El calotipo por contacto se hace mojando una hoja de papel de carta en una solución de un 1% de sal, se seca y se aplica nitrato de plata en un 20%. Se dejará secar otra vez. El papel se pondrá en contacto con el objeto que se quiere fotografiar y se expondrá en el solo. Se necesitaba un tiempo de exposición de dos minutos. El resultado sería una imagen negativa que después se pondría en contacto con otra hoja con solución de sal, de esta forma obtenemos la imagen positiva.

El calotipo con la cámara oscura necesita un mayor tiempo de exposición, entre una hora y todo un día según las condiciones meteorológicas. Talbot haría os de cámaras de reducido tamaño para que la luz se concentre, el objetivo tenía que tener una gran apertura y fondo que provocan contraste con la figura representada. La imagen obtenida en negativo se fijaba a positivo con sal de la misma forma que se hace al calotipo por contacto.

A pesar de que el hiposulfito sódico era un buen fijador, Talbot emplearía el cloruro de sodio durante un tiempo


Aspectos generales de la fotografía

01 F BRAUER c 1850 (Calotip 165x107)

Nos encontramos ante una fotografía antigua que, por el paso del tiempo, ha sufrido desperfectos. La figura protagonista es una mujer de edad avanzada, que se encuentra sentada y con el cuerpo medio girado hacia la izquierda. Mira directamente a la cámara, sin sonreír y con las manos cogidas, las poses tenían que ser cómodas, sentadas y que se pudieran mantener durante unos segundos. Se trata de una postura ensayada y nada natural.

La luz proviene de la parte superior y se refleja hacia bajo, se encuentra completamente iluminada, creando claroscuros muy marcados sobre todo en las facciones de la cara y a la ropa, a pesar de ser ropa oscura se dejan ver los diferentes registros de luz y sombra.

La mujer ocupa todo el espacio central, y es la única figura que hay a la fotografía, tampoco hay ningún elemento que provoque el desvío de la mirada del espectador. A demás, la mirada de la retratada es tan profunda que atrapa, y el primero en el que se fija el espectador es en sus ojos. El fondo se totalmente blanco, y se diferencia perfectamente la figura del fondo por la utilización de colores contrarios.

Aspectos específicos

El calotipo necesita una exposición de 30 a 90 minutos, siempre que se trate de calotipo por contacto, es por eso que el retratado tiene que estar en una posición cómoda para poder posar durante un tiempo prolongado, pero al mismo tiempo las largas exposiciones provocan que las posiciones adoptadas no sean tan naturales como las fotografías actuales. El calotipo con la cámara oscura sólo necesitaba una exposición de 2 minutos, cosa que permitía unas posiciones más naturales, sencillas y cómodas.

El encuadre es vertical, el más apropiado para los retratos. También hay poca profundidad de campo porque la figura de la mujer está muy nítida pero no vemos ningún fondo ni elemento que destaco aparte de su cuerpo e indumentaria, como que la profundidad de campo es muy corta, el obturador sabemos que tenía una apertura mayor y por lo tanto también el tiempo de exposición sería menor, echando más hacia los 30 minutos que hacia los 90.

Las graduaciones tonales no son muy numerosas, apenas aparecen en la foto, pero podemos ver algunas gradaciones creadas por el claroscuro, en las manos y al vestido. El contraste es muy grande sobre todo por la combinación de colores contrarios, y también son notables las diferentes texturas, como los hilos del pañuelo que trae a los hombros, la tela de borrego del interior del sombrero o el vestido liso.

Los aspectos formales y las condiciones técnicas se relacionan entre sí, por ejemplo, como ya he dicho, el hecho de que el tiempo de exposición sea alargado provoca que la figura se tenga que colocar en una posición cómoda durante un buen rato. También la luz crea muchos claroscuros que aprovechan para el cambio de tonalidad, puesto que se trata de una fotografía sin color y son muy importantes las diferencias tonales a partir de las luces y las sombras. Además será importante la profundidad de campo, puesto que, como que esta fotografía tiene una profundidad reducida, el fondo aparece borroso o prácticamente no aparece, acaba siendo un fondo neutro y totalmente blanco.

Interpretación

El calotipo daba una imagen imperfecta, por lo que se distanciaba del daguerrotipo, invento que creaba fotografías muy nítidas. El calotipo se emplearía para paisajes y monumentos, y se dejaría el retrato para el daguerrotipo, pero en Escocia D. O. Hill y R. Adamson se atreverían a crear retratos con calotipo porque, según decían, Dios nos ha hecho imperfectos y así son las obras del hombre. Sus modelos posaban en el exterior durante aproximadamente dos minutos, por lo cual sabemos que usaban el calotipo por contacto, y para dirigir la luz usaban espejos. La principal diferencia con el daguerrotipo es que con esta técnica no se necesitaba sujetar la cabeza y el cuerpo sino que los modelos se encontraban en posturas totalmente naturales. Su interés era más artístico que social.

En el siglo XIX los retratos eran una forma más fiel de representar el individuo, era mucho más rápido y barato que los cuadros y por lo tanto también las clases bajas podían hacerse fotografías. Las personas no sonreían porque la sonrisa normalmente se identifica en un momento de felicidad pasajera, la felicidad no era sinónimo de la sonrisa y la gente no se encontraba constantemente sonriente. Esta mujer aparece vestida toda de negro, quizás porque se encontraba viuda en el momento en que le sacaban la fotografía, pero también por la voluntad de poner con vestidos típicos o tradicionales.

F. Brauer, el autor de esta fotografía, tenía como intención realizar un retrato a esta mujer mayor. Las razones no las sabemos, pero a la parte inferior vemos un pie de foto que indica que es una obra hecha en un estudio, el lugar donde está situado y el nombre del fotógrafo.

La mujer se encuentra sentada ante una mesa y leyendo un libro, estos retratos eran típicos en el siglo XIX donde las personas aparecían posando pero con una actitud que parece espontánea. Quiere recrear una de sus actividades diarias, en este caso, leyendo un libro. Podría ser entonces una tarjeta de visita. Tan sólo tenemos un ejemplar pero las tarjetas de visita eran frecuentes entre la población, sobre todo de las clases burguesas, aunque estaban reservadas al ámbito masculino. Servía para establecer conexiones sociales. Cada copia se pegaba sobre un cartón y detrás se pegaba el nombre, dirección y oficio del retractado. Esta tarea se hacía o bien en la tienda o bien en casa. La tarjeta de visita resultó un invento casi obligatorio para todo el mundo. Muchas tarjetas de visita tenían pones formales y otras más informales.

Las mujeres no solían tener tarjetas de visita, porque no podía ser titular de negocios – a no ser que fuera viuda-. Estaba pensada para el ámbito masculino. La imagen de la mujer se reservaba para lugares más íntimos como el interior de la tapa de los relojes o de ámbito doméstico, y no tanto enfocado a los negocios. También se podía usar por otras finalidades como relaciones personales en el sentido más afectivo.


[1] Escritura o dibujo hecho con sombras.

Anuncios