Etiquetas

, , , , , ,

Este año he tenido uno de los trabajos más chulos que me han hecho hacer en todo el tiempo que llevo en la universidad. Me ha parecido maravilloso y es una idea que ha explotado al máximo mi creatividad. Se trata de inventar una obra y un artista pero incluyéndolos en su contexto, de forma que sea tan real que no parezca inventado. Lo voy a copiar entero aquí debajo por si lo queréis leer. Es un ejercicio chulísimo, me ha encantado.

Me habría gustado traeros una obra inventada en su formato estético, aquí solo aparece descrita pero no soy muy mañosa en cuanto a surrealismo se refiere, así que bueno, quizás algún día.


Pertenece al arte de vanguardia, en concreto al surrealismo figurativo que cultivó en Bélgica, aunque su estilo incide en la apariencia real de las cosas, con un detallismo minucioso. Se trata de un surrealismo que se representa de la forma más realista posible, con detalles, reflejos, y claroscuros.

Es una forma de pintar única y propia que la distingue del resto de artistas de su círculo. Esto se explica por sus estudios a la Academia de San Fernando, donde la pintura era clasicista y tradicional, y por su contacto con las vanguardias que, más que definir un estilo, querían representar conceptos. Se mueve entre tradición e innovación. Este hecho también se parte del juego surrealista de la propia autora porque intenta representar a sus pinturas elementos opuestos que impresionan al espectador. Hace de esta forma de pintar un sello propio.

Lo que tenemos representado es un bodegón sobre una mesa que se encuentra pegada a una pared, y encima un espejo que permite ver las personas que se aproximan. En la mesa hay un repertorio de objetos que parecen colocados de forma aleatoria, a la parte izquierda tenemos uva con hojas de parra, al centro un plato con un conjunto de cabezas humanas volteadas de los que sólo se puede ver la nuca y la parte última, a la derecha un jarrón con rosas. Estos tres son los elementos principales y los acompañan otros objetos como una barra de pan, cubertería y toallas que adornan la mesa, también hay fragmentos de platos rotos. Nos muestra un bodegón arreglado pero caótico al mismo tiempo, otra vez mezcla de contrarios. Junto a la mesa, en la penumbra, vemos un tipo de escultura vertical que sirve de decoración.

Si centramos la atención en el espejo podemos ver un espejo con marco de plata y que refleja la parte de la habitación que no se ve, llama la atención de que tenemos un grupo de hombres vestidos con uniforme gris que tienen naranjas por cuenta de jefas.

Para leer mas: trabajo valencia (pdf)

(puede que haya algunas faltas ortográficas porque el pdf original está en valenciano y uso un programa para pasarlo a castellano, sino me tiraría toda la vida para para traducirlo)

Anuncios