Etiquetas

, , ,

versos_leerentrecurvas04

Triángulo. Selma Kaede Lawliet. ac 2017

Se me acaba de caer un mito, y es que parece que nos explican el arte como si, cada vez que aparece un estilo nuevo, el anterior termina para siempre, que cada periodo de tiempo tiene su estilo predefinido y todo el mundo sigue esa moda. Según palabras de mi profesor: el cubismo es un movimiento que termina en 1914.

Hace nada me topé con esta pedazo de artista y gracias a ella puedo afirmar que el cubismo no termina en 1914. Se llama Selma, y no solo pinta sino que escribe poesía. Sus pinturas son de estilo cubista, una vanguardia con la que tengo una relación amor-odio importante, –ver aquí mi opinión sobre el Guernica-, siempre la he odiado pero siento que a cada día que pasa me atrae más y más, tiene tantas posibilidades y las pinturas cubistas son tan bonitas. Y ahora, por culpa de Selma, creo que ha terminado por gustarme todavía mas el arte cubista.

El cubismo crea un sistema y lenguaje autónomos, totalmente diferente a lo visto anteriormente, se caracteriza principalmente por la distorsión de las formas, la geometría y una nueva representación que rompe totalmente con la realidad propia de la tradición.

Hablando más en profundidad sobre Selma, sus láminas ilustran todo tipo de temas (como la pena o el amor) le da un toque erótico a todas ellas. Podéis adquirirlas por Facebook y por Instagram. Lo que más me gusta, sin duda, es que colabore con poetas que escriben fragmentos para sus dibujos.

Aquí os dejo más dibujos suyos, son preciosos ¿no os parece?. ¿Cuál es vuestro favorito? ¿Sois fans del cubismo? Pasaros por su Instagram, merece mucho la pena.

Anuncios