Etiquetas

, , , , , ,

E02T02 – White Bear

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Victoria es nuestra protagonista. Una mujer que se despierta de repente en una casa y no recuerda nada, no sabe quien es, ni si tiene familia. En este estado de confusión sale de casa y se encuentra con una sociedad zombie. Las personas están pegadas al móvil y solo hacen que grabarla. Ella pide ayuda pero la sociedad parece hipnotizada, se limitan a seguirla con el móvil.

Nos encontramos en este contexto cuando aparece un tío encapuchado con un rifle e intenta matarla. Ella huye desesperadamente y la gente la sigue con los móviles como si se tratara de un espectáculo.

Llega a una gasolinera donde se encuentra con una chica normal que no parece haberse contagiado de la fiebre de los móviles. Se unen en su huida hacia un sitio seguro y ella le cuenta que están los observadores, aquellos que van con el móvil, y los cazadores, que son los que intentan matar a la gente que no está contagiada.

¡STOP! Prestad atención:

Esta es una lectura de los diferentes capítulos de Black Mirror, por lo que, si no lo habéis visto os recomiendo que no sigáis leyendo pues hay spoiler. Para hacer una buena lectura del capitulo tengo que comentar todas y cada una de las partes así que ¡avisados quedáis!

Victoria es una cómplice de asesinato. Junto con su novio, raptaron a una niña pequeña, la torturaron y quemaron su cuerpo en el bosque. Ella se limitó a grabar con el teléfono todas y cada una de las cosas que le hicieron.

Será la protagonista de un espectáculo en el “Parque de Justicia Oso Blanco”. Se trata de un parque de ocio para mayores y menores donde no solo presenciaran el espectáculo, sino que podrán grabarlo y participar en él. Todas las personas que se encuentra Victoria en su día a día son actores y gente que va a presenciar el espectáculo.

La “cómplice” que encuentra Victoria en la gasolinera es una actriz que la llevará por un recorrido estratégico. Dicho recorrido es el mismo que hizo Victoria cuando secuestró a la muchacha, por lo que empieza a tener flashbacks pero no sabe de que se tratan, solo ve imágenes borrosas y que se cortan sin tener significado alguno.

Al final del espectáculo, se abren las paredes y se ve un público aplaudiendo al fondo en unas gradas. Sientan a Victoria en una silla y la atan, luego le ponen unas imágenes para que recuerde quien es y que ha hecho. Seguidamente la meten en un camión y la llevan a la casa de la primera vez. Allí le ponen un dispositivo que le borra la memoria y empieza la agonia otra vez.

(Clic en las imágenes para verlas en grande)

Lectura personal

Este capitulo de Black Mirror me ha dejado estupefacta. Empiezas el capítulo sin saber muy bien el porqué de las cosas. Es todo muy extraño. Gente grabando. Otros persiguiendo a la protagonista con máscaras rollo La Purga… Pero a mitad de capitulo destapan toda la trama y empieza a adquirir todo sentido.

Se trata de una recreación de la Ley de Talión: ojo por ojo, diente por diente. Es la alternativa perfecta. Osea, de verdad, pensadlo un momento:

Una persona que mata a otra se merece que la maten, pero yo no soy partidaria de esta solución tan heavy, es decir, todos cometemos errores y merecemos que nos perdonen. Aunque, en casos tan heavys como el asesinato… yo desde luego no mandaría al asesino al hoyo. (A ver, depende de cada caso, no soy aquí la jueza que todo lo sabe y todo lo ordena).

Este capítulo es, como ya he dicho, la mejor alternativa. Una tía que graba un asesinato DE UN NIÑA, y se queda tan pancha. Qué menos que destinarla a un castigo que la acompañe el resto de su vida. Que hagan lo mismo con ella.

Se que es un poco cruel porque no estamos acostumbrados a ponernos en la piel de un torturador, pero a veces hay que tener mano de hierro. Hay alguien ahí fuera que se encarga de condenar a los presos a la silla eléctrica, también están los que lo colocan en esa silla y el que le da al interruptor. ¿Creéis que son trabajos fáciles? No deben de serlo en absoluto, pero alguien tiene que hacerlo. Nosotros vivimos felices en nuestro mundo de yupi cuando ahí fuera pasan cosas malas.

En resumen, este capítulo de Black Mirror me da la sensación de que nace de todas estas reflexiones, de qué pasaría si impusiéramos lo mismo a todos aquellos acusados de delitos. Es lo que se merecen, pero ¿hasta qué punto? Porque si les borras la memoria no llegan nunca a recapacitar sobre sus actos ni pueden convertirse en mejores personas el día de mañana, aun sabiendo lo que han hecho.

¿Vosotros qué pensáis al respecto? Quiero saber vuestra opinión.

Anuncios