Etiquetas

, , , , , ,

sin-titulo

Kandinsky. Sin título. 1910-1913

Ya me apetecía traeros algo abstracto, pero abstracto de verdad. Con esto me refiero a una obra que no tenga ni si quiera una temática definida, por no tener, no tiene ni título. Según el diccionario, abstracto significa:

Que no pretende representar cosas concretas, sino que atiende exclusivamente a elementos de forma, color, proporción, etc.

Para que veáis la diferencia, la obra que traje la semana pasada (Make love Watercolor Series nr.6.eran acuarelas llenas de colorido y con muchas manchas que cubrían toda la superficie del cuadro, pero no por eso se le puede llamar abstracto. Podemos ver una temática, unas figuras definidas a su manera. Las obras abstractas como ya he dicho, no tienen tema, buscan provocar una respuesta del público y tienen múltiples interpretaciones según la persona que la mira, la edad, el estado de ánimo, el día, la hora y el desayuno que se haya tomado. Incluso, según palabras de Kandinsky, algunos cuadros producen sensaciones diferentes si se cuelgan del revés.

¿Por qué esta obra?

Llevamos algunos días en clase hablando sobre Kandinsky y a cada día que pasa más me gusta. Es uno de los autores que más me han llamado la atención y tiene muchas papeletas para subir peldaños y convertirse en mi artista favorito. (Actualmente es Claudio de Lorrena).

Normalmente no nos gusta el arte abstracto, porque no lo entendemos, y aunque lo entiendas, si tratas de explicárselo a otra persona diciéndole por ejemplo que “es un cuadro que pretende crear emociones” seguirá sin entenderlo y su respuesta será probablemente muy similar a “pues vaya mierda”. ¿Cómo que vaya mierda? ¿A caso te has parado a ver qué hay detrás de cada cuadro? Os diré lo que hay detrás de este en concreto.

Kandinsky es un autor que en poco tiempo sufre una evolución increíble, pasa del fauvismo a la abstracción, a la geometría y al estructuralismo. Este pedazo de hombre se pasa toda su carrera artística EXPERIMENTANDO nuevas formas de arte. Cosa que actualmente ya no se hace, todo el mundo sigue la norma, todos las mismas pautas y solo nos gusta el arte formalista, el clásico de toda la vida, con una anatomía de las figuras perfectamente definida.

Os voy a dejar una pregunta al aire: ¿Es necesario entender algo para que nos guste? Piénsalo detenidamente, y en caso de que la respuesta sea sí ¿entonces, qué pasa con el amor?

Y por último, si os interesa el tema de el arte espiritual, las emociones y la experimentación, os recomiendo leeros el libro  De lo espiriual en el arte de nuestro querido Vasili Kandinsky.

.Gracias por leerme.

Otra obra abstracta de mi proyecto artístico: Semana 2.

Anuncios