Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Alfonso X, también conocido como el rey Sabio, reinó en Castilla durante el siglo XIII y tuvo una gran importancia en la iluminación de códices. Las miniaturas de su época son una gran fuente histórica y documental que muestra muchas particularidades de la época, como la arquitectura de las ciudades o los ropajes que usaban según las referencias culturales. Los códices serían iluminados por los mejores artistas de la corte y  barajarían temas muy variados. Las scriptorias principales se encontraban al sur, en Sevilla y Murcia.

La principal diferencia con las miniaturas de otros países es que no se usa el dorado de fondo, sino que se aprovecha el blanco del pergamino y efectos de claroscuro en las figuras.

La representación del Rey

Como autor de los códices siempre figuraba el propio rey, aunque dejaba remarcado el hecho de que no era él quien lo escribía, sino quien lo supervisaba y daba las órdenes de cómo debían de hacerse. En los prólogos de los libros aparecerán miniaturas del rey revisando los códices (Lámina 1) o incluso dictando a sus escritores.[1]

En muchos firmará como Rey Romano o Emperador. Por otro lado se quería reafirmar como un rey sabio y se le vincularía con Salomón y con frecuencia también como un astro, el sol. Un ejemplo lo encontramos en El libro de los juegos (Lámina 2), se encuentra vestido de amarillos y rojos sobre un tablero jugando junto con otros astros y planetas, vestidos de distintos colores.

El códice más importante del reinado de Alfonso X serán las Cántigas de Santa María, un libro destinado al canto de los milagros de la Virgen. En él además aparecerá el rey como trovador. Los trovadores se caracterizaban por su gran destreza en el lenguaje y necesitaban de sabiduría para dicho trabajo. Se hacía redactar como trovador de la Virgen y muchas veces iba acompañado de un instrumento.[2] Los personajes aparecen jerarquizados, siendo el personaje principal la Virgen, seguida por el rey y en un formato más pequeño el resto de personajes, que aparecían apilados y con isocefalia, aunque también encontramos escenas que se dividen en dos partes, un registro superior más celestial con la Virgen y un registro inferior terrenal con el resto de individuos.

La función de la miniatura

Los textos tenían una parte escrita y otra visual, la escrita se estructuraba en dos renglones y se dejaban espacios en blanco donde se ubicarían después las imágenes, de forma que las miniaturas no siempre tenían las mismas dimensiones o límites (Lámina 1).[3]

Los libros más importantes serán las Cántigas de Santa María y El Lapidario, estaban hechos para un ámbito público y se exhibían para que la gente los pudiera ver y leer, es por este motivo que estaban escritos en lengua vulgar, tanto castellano como en ocasiones en gallego. Mientras que El Lapidario sigue los pasos mencionados anteriormente, mientras que las Cántigas reservaba páginas enteras en blanco donde se colocaban las miniaturas. Eran páginas con viñetas que apoyaban al texto, narrando con dibujos puesto que en la época hay que tener en cuenta que muchos eran analfabetos. Se usaban colores mates sobre fondo blanco, con predominio de la línea, una línea fuerte y remarcada. Otros, como El libro de los juegos, tienen imágenes que no se entrelazan con el texto, sino que aparecen al principio del capítulo con una finalidad más decorativa que explicativa.[4]

Las representaciones pictóricas por tanto, tenían tres funciones, la principal era una representación más o menos fidedigna de los textos, el texto hecho imagen. Otra forma era hacer imágenes que no representaban exactamente lo mismo que el texto, puesto servían sólo para una mejor comprensión de éste, el artista también tendrá una mayor libertad en cuanto a la representación de las imágenes, como aparece en un fragmento de la Cántiga 50. Aquí la Virgen aparece abrazada a la cruz, representación que no se hará popular hasta el siglo XV. Por último están las imágenes que simplemente tenían una función decorativa y no dependían del escrito.

La arquitectura

La arquitectura tenía diferentes funciones dentro de las viñetas. Por un lado servían como marco arquitectónico y delimitaban las escenas, gracias a los edificios también podemos identificar si las acciones se realizaban en el exterior o el interior. La arquitectura funciona en las miniaturas como escenas teatrales que ayudan a situar el lugar, pero también el período, puesto que la arquitectura muda con el paso del tiempo, un ejemplo lo tenemos con el monje que se queda dormido durante tanto tiempo que cuando despierta ha cambiado el tipo de arquitectura (Lámina 3).[5]

Podemos encontrar también una yuxtaposición de ambas donde aparecen edificios al exterior pero se ven las escenas del interior de uno de ellos (Lámina 4).

Sin embargo, la caracteristica principal de la arquitectura miniada será la de documentación histórica. En las Cántigas de Santa María encontramos gran cantidad de edificios, por ejemplo la Cántiga número 143 (Lámina 5), donde aparece la ciudad de Jerez, una ciudad amurallada -característica típica de las ciudades medievales- con una doble muralla, así como una complicada combinación de zigzag y un conjunto de torres que unían las murallas y servían como contrafuertes. Otro aspecto documental importante es la decoración exterior con olivos, que indican que se trataba de una tierra muy fértil. Un dato interesante es el hecho de que se representen tejas, puesto que las casas dejaron de cubrirse con paja para evitar incendios.

[1] DOMINGUEZ RODRIGUEZ, Ana. 1991 (pp. 6-10)

[2] DOMINGUEZ RODRIGUEZ, Ana. 1991 (pp. 22-27)

[3] DOMINGUEZ RODRIGUEZ, Ana. Texto imagen y diseño de la pagina en los codices de alfonso X el Sabio (pp. 313-326)

[4] CÓMEZ RAMOS, Rafael. 2008-2009 (pp. 214-215)

[5] CHICO PICAZA, Mª VICTORIA. 2008 (pp. 59-63)

Alfons X rebent el llibre de les formes i les imatges que es troben als cels. Biblioteca de l'escorial. Tret de DOMINGUEZ RODRIGUEZ, Ana

Lámina 1

el rey sabio como astro sol

Lámina 2.

Recuperado de: http://www.artehistoria.com/v2/obras/18640.htm

capture-20160602-205444a

Lámina 3

capture-20160602-205444

Lámina 4

Imagen1

Lámina 5

  • Bibliografia:

DOMINGUEZ RODRIGUEZ, Ana. “Texto imagen y diseño de la pagina en los codices de alfonso X el Sabio” EN: MELERO MONEO, Mª Luisa et al. imagenes y promotores en el arte medieval – miscelania en homenaje a joaquin yarza luaces Universitat Autònoma de Barcelona, Servei de Publicacions Bellaterra. 2001

DOMINGUEZ RODRIGUEZ, Ana. La miniatura en la corte de Alfonso X. Madrid: Historia 16, 1991

CHICO PICAZA, Mª VICTORIA. “La arquitectura desde la Miniatura” una aproximación desde la Baja Edad Media castellana. Anales de la Historia del Arte 2008. Volúmenes extraordinarios 77-71

CÓMEZ RAMOS, Rafael. La arquitectura en las miniatures de la corte de Alfonso X el Sabio. Alcanate VI (2008-2009) Universidad de Sevilla

GARCINUÑO CALLEJO, Óscar. La visión de la Ciudad medieval (s.XIII) en las miniatures de las Cántigas de Santa María. Revista de Filología Románica 2002. Anejo III. 81-89

  • Webgrafia:

<http://www.arteguias.com/miniaturagotica.htm> (fecha de consulta: 12-03-2016)

Anuncios